¿Cómo puede transformar la Inteligencia Artificial (IA) la Función de Compras?

Cuando hablamos de Inteligencia Artificial (IA) a menudo tendemos a imaginarnos un mundo futurista y de película donde convivimos tanto humanos como robots. De lo que no nos damos cuenta es que desde hace un tiempo estas nuevas tecnologías inteligentes están empezando a formar parte de nuestra vida.

Por ejemplo, los coches sin conductor, los servicios de atención al cliente inteligentes, aplicaciones de nuestros Smartphones como SIRI que predicen nuestros gustos y rutinas, etc. La Inteligencia Artificial (IA) es la combinación de algoritmos planteados con el propósito de crear máquinas que presenten las mismas capacidades que el ser humano. Una tecnología que todavía nos resulta lejana y misteriosa, pero que desde hace unos años está presente en nuestro día a día a todas horas.

TIPOS DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Los expertos en ciencias de la computación Stuart Russell y Peter Norvig diferencian varios tipos de inteligencia artificial:

Sistemas que piensan como humanos

Automatizan actividades como la toma de decisiones, la resolución de problemas y el aprendizaje. Un ejemplo son las redes neuronales artificiales.

Sistemas que actúan como humanos

Se trata de computadoras que realizan tareas de forma similar a como lo hacen las personas. Es el caso de los robots.

Sistemas que piensan racionalmente

Intentan emular el pensamiento lógico racional de los humanos, es decir, se investiga cómo lograr que las máquinas puedan percibir, razonar y actuar en consecuencia. Los sistemas expertos se engloban en este grupo.

Sistemas que actúan racionalmente

Idealmente, son aquellos que tratan de imitar de manera racional el comportamiento humano, como los agentes inteligentes. La función de Compras se está viendo beneficiada por la tecnología, sus procesos de negocio se están transformando, se nos abren nuevas oportunidades para afrontar los retos de la función de una manera más ágil, gestionando grandes volúmenes de información de la que antes no éramos capaces de sacar valor añadido y por lo tanto teniendo más herramientas para la toma de decisiones.

¿CÓMO PODEMOS APLICAR LA IA EN COMPRAS?

¿Qué NO es IA en Procurement hoy en día?

La IA no es un ser sensible con revestimiento de plástico o cromo como se ve en las películas. No puede verse como un reemplazo de la experiencia de los equipos de compras o como un nuevo miembro del equipo capaz de impulsar cambios organizacionales, aprovisionamiento estratégico o conseguir ahorros. Para la función de Procurement, la IA no es una solución mágica que pueda aprovecharse para resolver sus problemas. Todas las soluciones de IA actuales requerirán una guía y supervisión activa de expertos.

¿Qué es la IA en Procurement hoy en día?

La IA está automatizando o mejorando muchos procesos que consumen mucho tiempo y ofreciendo a los equipos de compras información adicional basada en conjuntos de datos extremadamente complejos y grandes. En términos simples, la IA es simplemente una solución de software destinada a resolver una tarea específica. Debido a que la IA es solo software, tiene el potencial de cambiar rápidamente los procesos incluso en grandes organizaciones. Cuando pensemos en IA, pensemos más allá de las exageraciones y considérelo como un nuevo tipo de software

Definiciones de la IA en Procurement.

Desde la perspectiva de compras, cualquier solución de software que incluya algoritmos inteligentes de autoaprendizaje se puede considerar IA.  Estos son los más comunes en distintas soluciones y propuestas que nos ofrece el mercado actual:

  • Inteligencia artificial (IA): cualquier algoritmo que muestre un comportamiento considerado “inteligente”.
  • Machine Learning (ML): algoritmos que detectan patrones y lo utilizan para la predicción o la toma de decisiones.
  • Procesamiento del lenguaje natural (PNL):  algoritmos que pueden interpretar, transformar y generar lenguaje humano
  • Automatización robótica de procesos (RPA): algoritmos que imitan las acciones humanas para reducir las tareas simples y repetitivas. Por lo general, la RPA no se considera una forma de IA

Todas las formas de inteligencia artificial involucran algoritmos: conjuntos de reglas que especifican cómo resolver un problema específico. Cualquier persona con talento para las matemáticas puede calcular los algoritmos, pero también forman la base de la mayoría de los programas informáticos. El trabajo de los algoritmos en el software no es visible para el ojo humano, pero pueden ser programados y reprogramados por expertos para resolver problemas considerados importantes dentro de los entornos de software

EJEMPLOS de la IA en Procurement

Si bien la adopción de la inteligencia artificial (IA) en aplicaciones comerciales está en una etapa relativamente incipiente, hay una cantidad cada vez mayor de ejemplos de uso de la inteligencia artificial en las funciones de Compras y Procurement.

Vamos a ver algunos ejemplos:

Clasificación del Gasto (SPEND ANALYSIS)

Uso de algoritmos de aprendizaje automático para clasificar el gasto en adquisiciones en categorías y subcategorías. Por ejemplo, revisar millones de facturas para clasificar automáticamente el gasto en diferentes categorías llegando incluso en base a valores históricos a poder proponer precios y objetivos de negociación a los compradores.

– Identificación de Proveedores y Precios (Vendor matching)

Uso del Machine Learning para conectar los datos de proveedores contenidos en facturas y de los pedidos de compras para generar jerarquías de proveedores. Por ejemplo, conectar diferentes filiales locales de una empresa de transporte y logística con un proveedor internacional.

– Información de los Proveedores y del Mercado

Se utilizan técnicas como el procesamiento del lenguaje natural (PLR) para buscar y capturar datos sobre proveedores o mercados específicos. Por ejemplo, rastrear los canales de las redes sociales en busca de señales sobre las posiciones de riesgo de los proveedores. Algunos sistemas son capaces de generar alertas sobre nuestra cadena de suministro sobre conflictos, desastres naturales, situación sobre las materias primas, etc.

– Detección de anomalías e Inconsistencias.

Uso de algoritmos de Machine Learning para detectar y mostrar información relevante para Compras automáticamente. Por ejemplo, cambios inesperados en los precios de compra de un producto básico o de un proveedor específico

CONCLUSIÓN

La IA tiene muchas posibilidadesde mejorar el rendimiento de las Organizaciones de Compras en breve pero todavía existen incertidumbres y los porcentajes de éxito de algunas de estas tecnologías deben aumentar.  Pero debemos estar abiertos a experimentar y ayudar en la evolución de las tecnologías con los desafíos que nos encontramos en la función de compras. Debemos permitir errores para poder seguir creciendo y disfrutemos de los éxitos ya conseguidos que en algunos casos como podemos ver en algunas plataformas ya existentes en el mercado son muy significativos.

Finalmente, debemos recordar que todas las implementaciones de IA en Compras requerirán del conocimiento y el apoyo de expertos en Compras. Debemos desarrollar estos proyectos buscando la colaboración entre humanos y máquinas, donde la experiencia de los equipos de compras se desarrolla, no se reemplaza, por la inteligencia artificial.

Autor: Jesús Maté Sanz, CPO en distintas Multinacionales, Profesor en Supply Chain en Escuelas de Negocio y Conferenciante habitual en el Área de Compras, Operaciones y Supply Chain.

Unikemia es una institución educativa que ofrece programas especializados en formatos flexibles e interactivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?