El análisis del valor ganado es una herramienta muy importante para controlar y monitorear el progreso de cualquier proyecto. La esencia del análisis del valor ganado radica en el hecho de que todo proyecto tiene tres factores clave: el alcance, el tiempo y el costo. El alcance se refiere a lo que se debe hacer; el tiempo se refiere a cuánto tiempo se tardará en completarlo; y el costo se refiere a cuánto costará realizar el proyecto.

Los líderes de proyectos tienen a su disposición diversas opciones para supervisar un proyecto. Pueden partir de métodos básicos como el uso de hojas de cálculo en Excel, o recurrir a soluciones más avanzadas y sofisticadas. Sin embargo, el análisis del valor ganado destaca como una herramienta especialmente efectiva y flexible. Su eficacia radica en la capacidad de adaptarse a las necesidades específicas de cada proyecto, permitiendo una comprensión precisa del desempeño, ajustándose a una implementación sencilla o más compleja, según sea necesario.

El valor planificado hace referencia al coste estimado y a las actividades necesarias para su realización, incluyendo una adecuada planificación temporal. Con el alcance, el cronograma y los costos planificados claramente definidos, el valor planificado se convierte en el consumo de dinero proyectado durante la realización del proyecto.

Por otro lado, el valor ganado representa el valor real del trabajo ya completado en el proyecto, es decir, cuánto de lo planificado se ha ejecutado. El análisis del valor ganado necesita una comparación entre el valor planificado y el valor ganado. Si el valor ganado es igual o mayor que el valor planificado, no hay problema alguno. Pero si el valor ganado es menor que el valor planificado, significa que la tarea se encuentra atrasada en relación al cronograma o que el proyecto está gastando más dinero de lo previsto.

El análisis del valor ganado permite a los gerentes de proyectos calcular el rendimiento en términos de costo y tiempo. El Índice de Rendimiento de Costo (CPI) se obtiene dividiendo el valor ganado entre el costo real. Si el CPI es superior a 1, significa que el valor ganado es mayor que el costo real. En este caso, el proyecto está siendo ejecutado por menos dinero del que fue estimado, lo cual es positivo. Por otro lado, si el costo real resulta mayor que el valor ganado, esto implica que el proyecto está sobrepasando el presupuesto.

El Índice de Rendimiento de Programación (SPI), por su parte, mide el rendimiento en términos de tiempo. El SPI se obtiene a través de la división del valor ganado entre el valor planificado. Si el SPI es superior a 1, significa que la realización de las actividades está completándose a un ritmo más rápido del esperado. En resumen, el análisis del valor ganado es una herramienta poderosa e indispensable para supervisar cualquier proyecto. Permite medir el rendimiento en costos y tiempo, proporcionando una visión clara del progreso del proyecto y pronosticando el presupuesto y tiempo necesarios para completarlo. Su implementación es altamente recomendada para garantizar un control y monitoreo adecuado de los proyectos y es un medio para tomar decisiones informadas y estratégicas.

Please select listing to show.